top of page
Buscar

¿Es el PS un plástico 100% circular?

Actualizado: 17 ene

En esta década estamos reescribiendo la historia de los plásticos

dentro de una nueva realidad: la de la economía circular. La enorme

presión que tenemos como humanidad para encontrar un destino

adecuado para los materiales de empaque hace inaplazable tomar

medidas que en algunas ocasiones pueden resultar drásticas, y una de

estas decisiones es limitar el consumo de los materiales de empaque

que actualmente no pueden reciclarse de manera eficiente.

La fundación Ellen MacArthur, líder en la formulación de lineamientos

de acción dentro de esta nueva economía de los plásticos,

recomendó. en 2016 suprimir el uso de materiales que no tienen altos

volúmenes de consumo en empaques, o que no tienen un flujo establecido

de recuperación efectivo en costos: entre ellos había señalado

al PVC y al PS (poliestireno).


Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que el PS

puede ser reciclado con medios mecánicos y que mantiene atributos

de pureza comparables a los del material original. Esto significar.a

que puede utilizarse después de reciclado en aplicaciones que tengan

contacto con alimentos. Adicionalmente, se ha determinado que las propiedades mecánicas y de desempeño se mantienen relativamente inafectadas después de múltiples ciclos de reciclaje, sobre todo cuando se le incorpora en un 30% como PCR (reciclado posconsumo)

en combinación con 70% de materia prima virgen, logrando la meta de participación de resina reciclada en empaques que se persigue como estándar

para el 2030. Sin embargo, es posible utilizar un 100% de material reciclado, tanto por la tecnología de recuperación como por las capacidades del material

de retener propiedades.


Y, por si fuera poco, hay una característica adicional que frena en seco el tren que iba a dejar al PS abajo: en el reciclaje químico el monómero de

estireno es fácilmente depurable en estado líquido, lo que permite que su obtención sea mucho más sencilla que en otros plásticos (que se generan a

partir de m.s de un monómero en estado gaseoso o sólido, por ejemplo), y que por tanto su rendimiento de aprovechamiento a través de esta técnica

de reciclaje sea muy superior al de otros materiales.


El PS como material de empaque

De acuerdo con el reporte “Plastics – The Facts 2021”, publicado por Plastics Europe, el PS constituye apenas el 6.1% de los materiales plásticos

consumidos dentro de la Uni.n Europea. Comparativamente, el PET constituye el 8,4%. Las aplicaciones principales se encuentran en productos

lácteos y en bandejas de carne y pescado, sobre todo en los casos en que se habla de PS expandido. Los lineamientos de la economía circular han

buscado simplificar y fortalecer los flujos de reciclaje.


Es decir, materiales como el PP, el PE de alta densidad y el de baja densidad, y el PET, que es el material que cuenta con mayores tasas de reciclaje a

nivel mundial, deber.an ser los materiales a escoger para garantizar que sean recuperados.


El PS, sin embargo, resulta difícil de reemplazar en algunas aplicaciones, ante todo por la gran capacidad instalada que hay. En maquinarias y moldes

de termoformado, por ejemplo, o en equipos de producción de lámina, el retorno de la inversión tomará varios años, comprometiendo la viabilidad de

ciertos proyectos. Adicionalmente, el material tiene un perfil de propiedades que lo hacen ideal para algunas aplicaciones, debido a su resistencia mecánica, que permite mantener delgados los espesores de pared, y su estabilidad dimensional, que es más fácil de controlar en un termoplástico amorfo como el PS que en materiales semicristalinos como el PP o el PE.


En los centros de reciclaje, gracias a su composición química, es fácil de identificar a través de tecnología de radiación infrarroja cercana, que es la

más empleada en la clasificación de plásticos. El PS es, al igual que el PET, un plástico de “baja difusión”, lo que quiere decir que no absorbe fácilmente

olores ni sabores dentro de la estructura molecular, reteniendo sus propiedades a través de varios ciclos de uso. La matriz de polímero es cerrada, lo que

impide que impurezas migren hacia adentro de la estructura.


Es así que diversas empresas a lo largo de la cadena han trabajado para buscar alternativas de aprovechamiento del PS, con interesantes resultados. Lo

más rescatable de todo el esfuerzo es que se esté trabajando en la columna vertebral de la economía circular: que el plástico que se usa para empaque

vuelva a ser empaque, y no que se degrade en la cadena de recuperación en aplicaciones de menor valor o de menor demanda (en lo que comúnmente

se conoce como “downcycling”). Solo en la medida en que un artículo plástico vuelva a tener el mismo valor que el producto original estaremos hablando

de economía circular.


Fuente: Tecnología del Plástico

17 visualizaciones0 comentarios
bottom of page