top of page
Buscar

La industria del PET sale fortalecida de la pandemia

Actualizado: 17 ene

La demanda de materiales de empaque para servicios a domicilio, el incremento del e-commerce y la demanda de productos de higiene hicieron que el mercado de PET de empaques se disparara durante la pandemia. Adicionalmente la disrupción de cadenas de suministro locales fortaleció la proveeduría local. El cierre de ciclo impulsará aún más el desarrollo de nuevos envases.


La pandemia fue, sin duda, un período de grandes

oportunidades para la industria de envases rígidos.

Particularmente el PET, que tuvo unos primeros

meses difíciles a raíz de la caída en el consumo

de envases en formato personal, repuntó gracias a la

migración hacia otros formatos, y sobre todo gracias

al incremento de la demanda de productos de

limpieza e higiene.


La demanda global de PET ha venido en aumento

en los últimos diez años. En 2010, fue de 17

millones de toneladas métricas. En 2020 esta cifra

se elevó a 27 millones y en 2030 se espera que se

eleve hasta 42 millones, de acuerdo con cifras de la

consultora Statista. En valor para 2020, el mercado

de empaques de PET totalizaba USD 55.52 mil

millones y para 2026 se espera que alcance USD

74.2 mil millones, con un crecimiento del 5% anual

en el periodo de 2021 a 2026, de acuerdo con la

consultora Research and Markets.

Hacia el futuro, la demanda de alimentos y de

bebidas jalonará el crecimiento. En este aspecto, es

importante señalar que el consumidor buscará alternativas

cada vez más saludables, pero también

alternativas que apelen a sus emociones y hacia las

que se sienta atraído. En este sentido, la disponibilidad

de cambiar de formato para corridas cortas de

producción será fundamental dentro de la atención

de la demanda, particularmente en nuestra región

de América Latina.


Actualmente, el PET cuenta con una demanda

excepcionalmente alta. Y debido a los problemas de

suministro desde Asia, las cadenas localizadas de

abastecimiento se están fortaleciendo. El precio del

PET proveniente de Asia se ha más que duplicado

desde el final de 2020; en ese momento, una tonelada

fob de PET desde China costaba USD$500

menos que en febrero de 2022, cuando costaba

USD$ 1150, de acuerdo con datos de Orbichem.

Existe sin duda una sobrecapacidad mundial

para la producción de PET, pero esto no significa

un alivio para los mercados occidentales, debido a

los problemas generales de abastecimiento.


Se pronostica que la región Asia-Pacífico dominará

el mercado. En esta región la demanda está

impulsada por factores como el crecimiento de la

población, el aumento de los ingresos disponibles,

la urbanización en las economías en desarrollo y la

creciente demanda de bienes de consumo de rápido

movimiento, de acuerdo con un estudio de Research

and Markets. “China es un importante productor

de resinas de PET, con PetroChina Group y

Jiangsu Sangfangxiang entre los mayores fabricantes

mundiales en términos de volumen, con capacidades

de más de 2 millones de toneladas”, afirma la

consultora en un estudio de abril de 2022.


El estudio señala también que el uso de productos

de plástico de ingeniería en el sector del embalaje

(envases de PET, botellas, etc.) está aumentando

a un ritmo vertiginoso debido a sus ventajas

frente a los plásticos convencionales utilizados. La

demanda de materiales de embalaje de industrias

como alimentos y bebidas, bienes de consumo y

otras está aumentando en China, debido al aumento

de las exportaciones y el consumo interno.


“El consumo de alimentos y bebidas de China ha

evolucionado dramáticamente en los últimos 40

años y gradualmente se transformó de un mercado

impulsado por la industria a un mercado impulsado

por el consumo”, afirma la consultora.

En cuanto a empaques para otros mercados, es

de resaltar el jalonamiento esperado en empaques

termoformados y tipo clamshell para la industria

electrónica. “China es un mercado fuerte y favorable

para los productores de artículos electrónicos

debido al bajo costo laboral y las políticas flexibles

del país”.


El mercado en América Latina

Para la región, el 2021 fue un año récord. De

acuerdo con Fernando Rosas, director comercial

de Alpek Polyester, el mercado creció exponencialmente.

Y uno de los principales “drivers” de este

crecimiento fueron los empaques de comida para

llevar. “Tuvimos un 2021 maravilloso”, fueron sus

palabras. Esto, en gran medida, siguiendo la tendencia

mundial de la localización de abastecimiento

en las cadenas de suministro, debido a los altos

costos de importación de Asia. “La industria se ha

regionalizado, y actualmente la utilización de plantas

de PET se encuentra en un 90%”.


La industria de PET atraviesa hoy por hoy uno

de sus mejores momentos. “A nivel mundial ha sido

un boom impresionante. Vemos ventas históricas

en el mundo. En Latinoamérica creo que a raíz de

la situación política ha tardado un poco más, pero

ahora está empezando un boom”, comenta Ernesto

Garza, director general de ventas para empaque

rígido en México de Husky Injection Molding

Systems. “Hay mucho interés por empezar a invertir

otra vez. Estamos viendo que nuestros clientes

están encontrando nichos nuevos, de volúmenes

medianos. Ese cambio de constante de SKUs genera

la necesidad de cambiar rápido de formato;

hoy quiero 360 mililitros, mañana quiero 520, pasado

250. Este cambio rápido de formatos lo vemos

como una oportunidad de ofrecer a nuestros clientes

tecnología para cambio rápidos y económicos”,

comenta el directivo.


Garza destaca también la penetración de la tecnología

multicapa. “La intención es poder competir

con el cartón, donde vemos además de un valor

económico el valor de la economía circular. El PET

sigue siendo mucho más amigable por su reciclabilidad”.

Husky ve la oportunidad de entrar en el

mercado de productos lácteos, donde la tecnología

multicapa permite generar barrera a la luz. Este

tipo de tecnología, con las normas validadas por la

APR, establece unos límites del material de barrera

dentro del cual el PET sigue siendo reciclable.


Cierre de ciclo

La posición del PET reciclado, o rPET, ha venido cambiando

en la medida en que los dueños de marca han formulado

sus políticas de sostenibilidad. Al principio se trataba más de

tener un material alternativo al PET virgen, y utilizarlo o no

iba dependiendo del precio del mercado. Si el rPET era más

barato, se intercambiaba la resina virgen por este material. Sin

embargo, en la medida en que más y más marcas se comprometen

a emplear materia prima reciclada para reemplazar la

virgen, el rPET se vuelve cada vez más apetecido.


De acuerdo con ICIS, la demanda de rPET en Estados

Unidos superará en 2022 la oferta, nuevamente debido al

fuerte incremento de metas de sostenibilidad que incluyen

el uso de material reciclado y al limitado acopio de envases

posconsumo. Esto termina elevando los precios del material

recuperado.


En la región, las ambiciosas metas de los dueños de marca

vienen jalonando el mercado. Por ejemplo, Coca-Cola ha señalado

que actualmente el 25% de sus botellas deben ser de PET

reciclado y en 2030 espera elevar este número hasta un 50%.


Fernando Rosas señala además la tendencia hacia la reutilización

de envases en México, donde el PET retornable se

elevará desde 13.000 t de empaque al año hasta 20.000. En

este tipo de envases, se espera que puedan emplearse hasta 25

veces.


Rosas es enfático en que para lograr mayor circularidad es

muy importante cuidar la integridad del envase, evitando imprimir

sobre la botella y cuidando el ecodiseño. “Aún nos falta

mucho”, señala, a la vez que destaca la labor de asociaciones

como ECOCE en México, quienes están liderando la discusión

en sostenibilidad de empaques de PET.


FUENTE: Revista Tecnología del Plástico

22 visualizaciones0 comentarios
bottom of page